Un santuario mariano

Chapelle de Notre-Dame de Vie - façadeEl Santuario de Nuestra Señora de la Vida se remonta a los orígenes del cristianismo en esta región de Francia.

 «El motivo por el que Dios elige un lugar, en vez de otro, para ser alabado en él, es su secreto» (San Juan de la Cruz) 

Desde finales del siglo VI, ya existía en Venasque una comunidad cristiana tal y como testifican las sepulturas al pie de las torres del pueblo, recientemente catalogadas. Esta comunidad se hizo lo suficientemente importante como para tener su propio obispo que vivía en Carpentras o en Venasque.

Entre sus primeros obispos figura Saint Siffrein, un monje de Lérins, que los habitantes de la región sacaron de su monasterio para que fuera su pastor. La tradición cuenta que, durante ese siglo VI, el monje-obispo, amigo de san César de Arles, hizo construir tres iglesias: una dedicada a la Madre de Dios, otra a la Santísima Trinidad y la tercera a San Juan Bautista (esta última sería el actual baptisterio de Venasque). La misma tradición sitúa la iglesia dedicada a la madre de Dios en el emplazamiento de un templo pagano, junto al río Nesque,  donde hoy se encuentra el Santuario Nuestra Señora de la Vida.   

El obispo Boecio, cuya lápida se encuentra al fondo de la capilla de Nuestra Señora de la Vida, fue obispo entre los años 583 al 604. La lápida se exhumó cuando se hicieron las obras de transformación del santuario a finales del siglo XVI.

Tiene la siguiente inscripción :

 

 

 

+ HIC REQVIESCIT + BONAE.MEMORIAE.BO HETYVS EPIS + QVI VIXIT IN EPTO ANNVS XX.MENSIS OBIIT X IVNIAS + INDICCIONE M.SEPTIMA

 

 

“En recuerdo de quien aquí yace, Boecio Obispo, que vivió en el episcopado 20 años y 6 meses y murió el décimo día de las Calendas de junio”.

 

 

 

 

 

Pierre tombale de Boëtius, sanctuaire de Notre-Dame de Vie

 

 

Voute-Chapelle-Notre-Dame-de-Vie

La pequeña iglesia de «Santa María de Vico» – que así se llamaba en la Edad Media – conocerá las vicisitudes de la época pero seguirá siendo un lugar de oración en el Condado de Venasque.

En 1613, se recurre a la Orden de los Mínimos, discípulos de San Francisco de Paula, para que acojan a los peregrinos en el santuario que acaba de ser reconstruido. Su lema «charitas» inscrito en la bóveda de crucería y encima de la puerta de entrada, da testimonio de su presencia.

«Santa María de Vico» pasa a ser «Nostra Domina de Vita» (Nuestra Señora de la Vida), a quien se presenta y se confía la vida de los niños recién nacidos. A partir de entonces, serán muy numerosas las peregrinaciones organizadas por las parroquias de la región.

San Benito Labre, el vagabundo-peregrino, pasa largo tiempo de oración en Nuestra Señora de la Vida.

Y llega la Revolución, imponiendo al pueblo de Venasque un pesado tributo: más de veinte personas de esa pequeña ciudad son ejecutadas, los frailes mínimos echados y su convento subastado en 1792.

En 1806, el Abad Morel, nacido en Venasque y párroco de Saint-Didier (pueblo cercano), que escapa a la tormenta revolucionaria, compra la propiedad de Nuestra Señora de la Vida y las peregrinaciones se retoman.

En 1929, una señora de la región parisina, Madame Lemaire, se instala en el lugar. Compra la finca de Nuestra Señora de la Vida, pensando que el clima iría muy bien a la salud de su hija, pero ésta muere en 1931.  Madame Lemaire dona entonces el santuario y los terrenos al padre María Eugenio,  carmelita, «para una obra del Carmelo».

Fue así como, en 1932, el padre María Eugenio junto con Marie Pila, funda el “Instituto Nuestra Señora de la Vida”.

Nuestra Señora de la Vida será la casa de formación y de renovación espiritual para los miembros del Instituto, que aprenden allí la oración contemplativa, en la escuela de los Santos del Carmelo: Santa Teresa de Jesús, San Juan de la Cruz y Santa Teresita del Niño Jesús.

El padre María Eugenio muere el 27 de marzo de 1967, un lunes de Pascua, día en  que a él le gustaba celebrar la alegría pascual de María, Madre de Vida.

Fue beatificado en Avignon el 19 de noviembre de 2016. Su causa de canonización sigue en curso y los peregrinos que van al santuario a rezar a la Virgen María, (sobre todo el lunes de Pascua, el día de la Ascensión y el 15 de agosto, en la Asunción de María), se dirigen también al padre María Eugenio cuya tumba, se encontraba, hasta antes de su beatificación, al pie de la estatua de Nuestra Señora de la Vida, en el presbiterio del santuario.

Actualmente, los restos mortales del padre se han trasladado a una capilla lateral donde son venerados en un relicario.

INSTITUTO SECULAR NUESTRA SEÑORA DE LA VIDA

En la gran familia del Carmelo, el Instituto “Nuestra Señora de la Vida” es un Instituto Secular.

El 21 de noviembre de 1973, la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y para las Sociedades de Vida Apostólica, reconoce a NUESTRA SEÑORA de la VIDA como un único Instituto constituido por sacerdotes y por hombres y mujeres consagrados.

La casa de oración La Cruz estrena página web

La casa de oración La Cruz estrena página web con toda la información necesaria para quienes están pensando en...

CONTACTO

Correo electrónico:

nuestrasenoravida@gmail.com