Su vida

Enrique Grialou (1894-1967), que se convertirá en el padre María-Eugenio del Niño Jesús, tuvo una gran influencia sobre sus contemporáneos. Vamos a dar la palabra a algunas de estas personas que le conocieron, siendo un testimonio para nosotros sobre la vida de este hombre de Dios:

“Con el padre María Eugenio, me encontraba ante alguien que se tomaba a Dios muy en serio, un alma convertida en zarza ardiente…” P. Vercoustre, o.p.

“Querido padre, te agradezco tu presencia en 1940: un sencillo teniente, silencioso, discreto, sonriente, irradiando pero sin aureola…Gracias por haberte cruzado en mi camino de seminarista y por animarme a entrar en la oración” Un sacerdote

“Yo tenía entre 11 y 13 años y habíamos ido en peregrinación a Notre Dame de Vie, después de rezar en el Santuario, salimos y el padre vino a vernos…su mirada se posó sobre cada uno de nosotros…cuando sus ojos de encontraron con los míos me quedé impresionada por la luz y la fuerza que irradiaban. Pensé: a este hombre hay que seguirle o darle la espalda…descubrí en él una fuerza que no era dureza sino que se unía a una profunda dulzura, una bondad que iba a la par con una gran humildad…” MJ Blanc

“La oración unificaba toda su vida”  P. Valentino ocd

“El padre María Eugenio se daba del todo a todos”. El electricista de Notre Dame de Vie

INSTITUTO SECULAR NUESTRA SEÑORA DE LA VIDA

En la gran familia del Carmelo, el Instituto “Nuestra Señora de la Vida” es un Instituto Secular.

El 21 de noviembre de 1973, la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y para las Sociedades de Vida Apostólica, reconoce a NUESTRA SEÑORA de la VIDA como un único Instituto constituido por sacerdotes y por hombres y mujeres consagrados.

La casa de oración La Cruz estrena página web

La casa de oración La Cruz estrena página web con toda la información necesaria para quienes están pensando en...

CONTACTO

Correo electrónico:

nuestrasenoravida@gmail.com